Contacta | aviso legal | política de privacidad   facebook  twitter  linkedin
INTERNACIONALIZACIÓN DE PYMES      INSTITUCIONES ESPAÑOLAS      INSTITUCIONES EXTRANJERAS      Englishes
Quienes somos    Áreas de negocio    Consultores    Política de gestión de calidad y medio ambiente    Noticias    Blog   
Globoempresa SL - asistencia técnica Más de veinte años en el diseño de procesos de internacionalización

     
  blank
boton

Wednesday, September 18, 2013

El Plan de Acción

En post anteriores hablábamos de las claves del éxito para la internacionalización de las Pymes.

  facebook  twitter
Comenzamos hace meses esta serie de entradas hablando de la importancia de los diagnósticos de internacionalización, de la oferta exportable o de la priorización de mercados. Pues bien, demos paso a la acción. 
 
Ya conocemos nuestras capacidades, sabemos qué vamos a vender y qué mercado es el más adecuado para nuestro producto/servicio. ¿Y ahora qué? Pues debemos establecer una serie de acciones concretas, enmarcadas en estrategias genéricas, que marquen el ritmo de la empresa de cara a la internacionalización. 
 
La elaboración de un plan de acción implica definir acciones delimitadas en el tiempo y presupuestadas, ya que sin un cronograma y un presupuesto, el plan pierde su esencia. Un Plan Estratégico incluye marcar unos objetivos reales y medibles, establecer las líneas estratégicas y las acciones concretas para alcanzar los mencionados objetivos. Además, se debe calcular la inversión adecuada en función de las necesidades y posibilidades de la Pyme y establecer un horizonte temporal realista. 
  
El plan debe estar recogido en un documento compartido por la dirección y el departamento de internacionalización ya que todas las áreas de la empresa deben estar implicadas en él. Además, cada una de las acciones que se diseñen debe identificar a los responsables de su ejecución, así como unos indicadores de que se ha realizado, con el objetivo de poder medir su eficacia y eficiencia. 
 
Las líneas estratégicas dictarán las acciones en las distintas áreas del negocio: gestión, producción, marketing y comunicación, comercial, etc. Cada línea contará con una serie de acciones específicas que contribuirán al objetivo general y específicos de la empresa en uno o varios mercados internacionales.
 
Se hace muy útil además establecer acciones con diferentes niveles de prioridad, para analizar cuáles son indispensables para la salida al exterior, como puede ser la creación de una web internacional, o aquellas que pueden llevarse a cabo con menos inmediatez, como la incorporación al equipo de un Export Manager, en el caso de que no lo hubiera. 
 
También es recomendable establecer los planes en formato ficha de manera que cada acción responda a una ficha donde la información esté claramente explicada, y sea de fácil comprensión para cualquier persona de la empresa, sea del departamento que sea. 
 
 
 
 
 
¿Qué acciones podemos enmarcar en cada línea estratégica?
 
Las líneas estratégicas se dividirán en ámbitos de actividad, según departamentos de la empresa o proceso de producción (en función de las características del negocio). De cada línea se desglosarán las acciones principales.
 
A modo de ejemplo, podemos ver las siguientes Líneas Estratégicas y algunas acciones enmarcadas en cada una de ellas: 
 
Línea estratégica de Producto:
 
Acción 1: adaptar el envase al mercado X.
Acción 2: Traducir etiquetado a idioma del mercado de destino.
Acción 3: Modificación del producto para el mercado de destino.
 
Línea estratégica de RRHH:
 
Acción 1. Contratar a un responsable de internacionalización.
Acción 2: Formación en idiomas.
 
Línea Estratégica Marketing:
 
Acción 1: Adaptar la web a mercados internacionales. 
Acción 2: Catálogos en otros idiomas.
Acción 3: Plan de Comunicación en el mercado X.
 
A través de un esquema fácil, acompañado de un cronograma y presupuesto, se desglosará toda la estrategia internacional de la empresa que, si se ejecuta correctamente incrementará considerablemente las probabilidades de éxito en el mercado de destino.
 
Esta labor sin embargo, supone un importante ejercicio de análisis y estudio tanto de la empresa y sus necesidades, como de inteligencia de mercado de destino, para establecer las vías de entrada al mercado (y por tanto las acciones concretas), más adecuadas y eficaces.