Contacta | aviso legal | política de privacidad   facebook  twitter  linkedin
INTERNACIONALIZACIÓN DE PYMES      INSTITUCIONES ESPAÑOLAS      INSTITUCIONES EXTRANJERAS      Englishes
Quienes somos    Áreas de negocio    Consultores    Política de gestión de calidad y medio ambiente    Noticias    Blog   
Globoempresa SL - asistencia técnica Más de veinte años en el diseño de procesos de internacionalización

     
  blank
boton

Thursday, September 13, 2012

La cooperación al desarrollo y la empresa (1º Parte)

La Cooperación Internacional al Desarrollo es uno de los pilares básicos de la Política Exterior de los países y regiones desarrollados que suele articularse a través de Agencias Nacionales y Organismos Multilaterales.

  facebook  twitter

En el caso de España, contamos con la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo, AECID, y las agencias regionales como la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo, AACID.

Estos actores, dentro de su labor de cooperación con países emergentes, son grandes licitadores de contratos de obras y servicios. Esto convierte a la cooperación internacional al desarrollo en un mercado con un potencial enorme para las empresas españolas y en el que el margen de crecimiento es muy amplio.

Dada la coyuntura económica actual y las perspectivas de contratación pública, este mercado se antoja como una de las escasas vías de negocio para las empresas españolas dedicadas a los sectores de ingeniería, consultoría y servicios de alto valor añadido. De hecho, estas empresas son clave para arrastrar otro tipo de inversiones, por lo que se les denomina sectores tractores, ay que cuentan con sus  proveedores habituales para desarrollar los proyectos.

Una de las vías más comunes que han utilizado los gobiernos de los países donantes para posicionar a sus empresas en este mercado y facilitar su internacionalización es la cooperación bilateral al desarrollo. Por ejemplo, se ha cuantificado que la cooperación al desarrollo alemana es capaz de generar 140.000 empleos en su país, además de devolver a su economía, en forma de exportaciones de bienes y servicios, 1.8 euros por cada euro invertido.

El volumen de fondos que mueve anualmente la cooperación internacional es aproximadamente de 200.000 millones de USD. Se trata de un mercado maduro en el que empresas de países de nuestro entorno llevan décadas licitando y ganado contratos.

Esta labor también ha sido muy importante desde el punto de vista de los países beneficiarios. El fortalecimiento del sector productivo y la mejora de las infraestructuras son considerados factores decisivos para la generación de riqueza y empleo que repercuta de forma importante en la reducción de los niveles de pobreza de los países beneficiarios. De esta forma, las empresas han contribuido a aumentar la eficacia de la ayuda, ha puesto a disposición de los beneficiarios servicios de alto valor añadido y han posibilitado que las empresas locales y sus recursos humanos adquieran conocimientos y metodologías que han aumentado su competitividad.

Desafortunadamente, la política de cooperación española nunca ha promovido el papel de las empresas para favorecer, gracias a la ejecución de proyectos, la adquisición de referencias internacionales en los países beneficiarios que le permitirían afrontar con garantías el mercado de las licitaciones internacionales. Esto se ha debido principalmente a un tradicional rechazo a la participación del sector privado y que, con el caso de la cooperación andaluza, los sectores en los que actúa están completamente desligados de las necesidades reales de la población local de los países beneficiarios.